Ansiedad

¿Sientes que no eres capaz de no preocuparte? 

¿Solo puedes concentrarte en lo que saldrá mal en determinadas situaciones? 

¿Te preocupa mucho algo que, en forma racional, sabes que es muy poco probable que suceda? 

¿Tu ansiedad interfiere con tu vida en formas negativas? Por ejemplo, ¿provoca malestar en tus relaciones, tu empleo o tu familia? 

¿Tienes ataques de pánico? 

¿Te sucede que te escondes, huyes o te quedas en casa para evitar interacciones sociales por miedo 

¿Tu ansiedad te deprime y te hace infeliz la mayor parte del tiempo, incluso si no tiene un impacto sobre otras áreas de tu vida? 

Si respondiste “sí” a algunas de estas preguntas, podría significar que tu ansiedad superó el nivel “razonable” y se volvió un problema para ti y deberías prestarle atención mejorando tus capacidades y herramientas de afrontamiento si es necesario con la orientación de un profesional.

Entre los trastornos de ansiedad más destacados  trastorno de ansiedad generalizada, ataques de pánico, fobias específicas, fobia social, agorafobia, trastorno por estrés postraumático (TEPT) o trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Depresión

¿Tienes alguno de los siguientes síntomas?

  • Sensación de vacío, tristeza continua y ansiedad.
  • Pérdida de interés o placer en actividades que suele disfrutar.
  • Pérdida o aumento de peso (cambios en el apetito).
  • Dificultad para dormir (insomnio) o sueño excesivo.
  • Pérdida de energía o fatiga.
  • Inquietud e irritabilidad.
  • Sentimientos de desvalorización.
  • Ideas de muerte o de suicidio.
  • Dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones.
  • Abuso habitual de drogas o alcohol.
  • Sensación de padecer una enfermedad.
Si es así, puede que estes en un estado depresivo y en función de su gravedad e incidencia en tu vida necesitarás ayuda psicológica. Otra problemática y trastornos relacionados que nos encontramos en consulta serían:

Trastornos del estado de ánimos: trastornos depresivos o trastorno bipolar.

Trastornos de personalidad: trastornos paranoide, esquizoide o esquizotípico de la personalidad.  Trastornos antisocial, límite de la personalidad (borderline), histriónico o narcisista de la personalidad. Y los trastornos por evitación, dependencia y obsesivo-compulsivo de la personalidad.

También podemos encontrar:

Problema de adicciones: alcohol, drogas, compras compulsivas o ludopatía.

Trastornos de la conducta alimentaria: anorexia nerviosa, bulimia nerviosa o trastorno por atracón.

Trastornos psicóticos: esquizofrenia y trastornos delirantes.

A veces la persona tiene una serie de síntomas y malestar a los que no sabe dar nombre o porque han surgido.

Te animo a venir a una primera sesión para escucharte y tratar de entender ese aspecto de tu vida que te causa malestar, preocupa y en ocasiones te limita en un desarrollo pleno a nivel físico y mental.